El papel de las mujeres en la sociedad, por suerte, va cambiando con los años. Pero no hay que olvidar, que antes se nos veía como esposas que tenían que quedarse en casa, cocinar, limpiar y cuidar a los niños. Incluso no se nos permitía votar. Los hombres, en cambio, se ocupaban de ir a trabajar y pagar las facturas. 

Gracias al cambio social, las mujeres empezamos a demostrar que tenemos derechos como todos los demás. Aunque, por desgracia, aún queden personas con otro pensamiento y tenemos que seguir enfrentándonos a discriminaciones. Pero debemos seguir expresando nuestra opinión para alcanzar nuestros objetivos. 

Todo lo que hemos conseguido hasta ahora ha sido por nuestras ganas y fuerza. Eso nos da belleza. Tener una buena autoestima y confianza son nuestro mejor cosmético. Por ello, en este post vamos a mostrarte las causas de por qué la confianza en ti misma es el camino que te llevará al triunfo. 

¿Por qué las mujeres nos preocupamos por nuestro aspecto?

Las mujeres subestimamos su atractivo. Mientras que los hombres son demasiado complacientes con el suyo. ¿Por qué pasa esto? Es tentador imaginar que esto es simplemente un reflejo de los continuos desequilibrios de poder que favorecen a los hombres. Sin embargo, hay una explicación más simple. Las mujeres nos preocupamos más por nuestra apariencia porque lo vemos como algo más importante. 

Es primordial establecer, que las preocupaciones femeninas sobre el atractivo físico no se deben a una falta general de confianza. Hoy en día, las mujeres somos decididas, emprendedoras y tenemos autoestima. Pero, aún así, hay mujeres que no se sienten bien con su apariencia.

Esta desconexión se puede atribuir, al menos en parte, a las preocupaciones sobre la imagen corporal. Aunque las mujeres estamos más insatisfechas con casi todos los aspectos de sus cuerpos que los hombres, la mayor parte de nuestra insatisfacción se centra en estos factores claves:

  • Los problemas de peso. Es decir, tener unos kilos de más. 
  • Defectos en el rostro: acné o mancha, entre otros. 
  • Sentirnos feas.

Quizás la sociedad tenga algo que ver con esto. Las exigencias de la imagen, hoy día nos esclaviza a muchas mujeres. Pero ten presente algo, una cosa es verse bien. Pero ser hermosa no es lo primordial.

Y aquí precisamente, es donde entra la confianza en nosotras mismas. No importa si nos sobran unos kilos o si tenemos algún problema de acné. No debemos por ello usar kilos de maquillaje, ni esforzarnos todos los días en un gimnasio y pasando hambre para tratar de rebajar peso. La clave es que nos sintamos bien con nosotras mismas. Que nos amemos y conozcamos a nosotras mismas. Solo así nos enfrentaremos al mundo. 

Ten confianza, que tú vales

Tener confianza en ti misma es un sentimiento de satisfacción, que viene de reconocer y apreciar nuestro propio valor. No es un término que incluye el compararte con las demás. Es aprender a reconocer tu propio valor, viéndote y sientiéndote bien. Pero sin esfuerzos, es aceptarte cómo eres. Esto es esencial para nuestro bienestar psicológico.

Por otro lado, debes de pensar que todos nacemos con defectos. La industria del maquillaje y la estética ha hecho grandes descubrimientos para que las mujeres mantengamos una imagen espectacular. Pero, ¿eso te da confianza?. Quizás, recuperes tu autoestima. No obstante, eso no es lo que te da valor como mujer. El valor lo tenemos innato, es lo que tenemos que descubrir. La única persona que te conoce bien eres tú misma. Date el valor que te mereces. Y seguro que podrás enfrentarte al mundo y ganarte el respeto de todos, sin importar tu apariencia. Tu confianza es lo que realmente te hace bella. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *