Mascarillas faciales que puedes hacer en casa

Mascarilla mujer en casa

Son súper naturales, económicas y funcionan

 

En ocasiones se nos olvida seguir una rutina mínima de cuidado de nuestro cuerpo. Es algo que requiere poco tiempo a la semana y que debido al uso continuado de maquillaje, a la polución y otros factores, se hace realmente necesario.

 

En la farmacia podemos encontrar mascarillas faciales para la limpieza y cuidado del rostro y adaptadas a todas las necesidades: antiedad, iluminadoras, matificantes, hidratantes y de marcas de primer nivel. Consulta en tu farmacia más cercana.

 

Pero también existe la posibilidad de fabricarse una mascarilla casera económica y eficiente con lo que tenemos en casa. Mascarillas que nutren, reparan y dan un buen aspecto. Tu piel y tu autoestima te lo agradecerán.

 

Cómo hacer una mascarilla casera

Una opción es mezclar un poco de café con una cucharada de miel y el zumo de medio limón. Ingredientes que fácilmente tenemos por casa. Aplicar la mezcla, dejarla actuar unos diez minutos en el rostro y aclarar con agua. Mejor por la noche, porque la exposición continuada del limón en tu piel con el sol podría provocar manchas. La ventaja es que exfolia la piel a la vez que la hidrata.

 

Si lo que se necesita es luchar contra una piel grasa con tendencia acnéica, usaremos de nuevo una cucharada de miel y el zumo de medio limón pero esta vez mezclado con canela y una cucharada de bicarbonato. Esta mezcla se aplica sobre todo en las zonas más grasas, pero antes prueba en una zona pequeña por si quizás tu piel reacciona al bicarbonato, no es usual pero puede ocurrir. Con un par de veces que apliques esta mascarilla a tu rostro al mes será suficiente para ver resultados, la reducción de grasa en los poros será evidente.

 

Si lo que buscas es eliminar los puntos negros, la solución es tan sencilla como la clara de un huevo y algunas servilletas de papel. Sólo tienes que aplicar la clara de huevo por la cara, cubrirla con servilletas y fijarlas al rostro con algo más de clara de huevo. También puedes llevarlo a cabo sobre una zona concreta, por ejemplo la nariz, donde suele haber una mayor acumulación de puntos negros. Hay que esperar unos diez minutos y retirarla con mucho cuidado, y algunos de esos puntos negros habrán desaparecido.

 

Mascarillas faciales que puedes hacer con alimentos de forma rápida y económica.

 

 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario