Humidificadores como fuente de salud

3 vaporizadores

La farmacia puede ofrecer su consejo para sacarles el máximo partido

 

Los humidificadores son aparatos diseñados para aportar mayor humedad a una habitación mediante la evaporación de agua, para contrarrestar la sequedad del ambiente sobre todo en estancias donde el aire está más reseco provocado por ejemplo por la calefacción.

 

Si no se combate, puede provocar problemas respiratorios o presentar dificultades a la hora de dormir. Comprar un  humidificador es aconsejable para todos las edades pero son especialmente prácticos para los niños.

Cómo funciona un humidificador

Su manejo es muy sencillo. Sólo hay que llenar un depósito de agua y funcionan mediante electricidad, alcanzando el agua la temperatura adecuada para llegar al punto de ebullición.

 

El vapor según el humidificador que se escoja será frío o caliente. Como hay que elegir bien, es aconsejable consultar en la farmacia que es el lugar más indicado para comprar estos aparatos.

 

El de vapor caliente suele ser el más común. Es una ayuda en épocas frías porque colabora a calentar el ambiente sin secarlo del todo y además tenemos la ventaja de poder utilizar cualquier agua de grifo porque el punto de ebullición acaba con los posibles gérmenes. El único punto en contra es que el consumo de energía es un poquito mayor.

 

Los de vapor frío suelen usar ultrasonido para romper las moléculas de agua y crear ese aire frío que resulta más saludable de inhalar. Presentan menos riesgo si hay niños que puedan tener alcance al humidificador, por lo que en este sentido son más seguros que los de vapor caliente.

Es necesario recurrir a la farmacia

En primer lugar porque el paso básico es saber qué tipo de humidificador necesitamos en función de nuestra dolencia. Elegir uno equivocado puede llegar a ser incluso contraproducente.

 

Además hay que tener clara la capacidad indicada en función del tamaño de la habitación en el que lo vayamos a utilizar. Otro detalle a tener muy en cuenta es el del sonido, si se va a utilizar también en horas de descanso habrá que buscar uno que no emita apenas ruido. Cuanto más potente sea, más sonido emitirá también. En este sentido es aconsejable que el humidificador tenga apagado automático para evitar un gasto excesivo de energía en las horas de sueño.

 

Adicionalmente habría que tener en cuenta que su limpieza sea fácil para cuidar al máximo la higiene de ese vapor que vamos a respirar.

 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario