El cuidado de la piel es algo que no debemos olvidar. Principalmente en verano, cuando estamos de vacaciones y nos exponemos durante muchas horas a los rayos del sol. Si bien es cierto que muchos no olvidan el protector solar, hay quien suele cometer algunos errores de los que seguramente ni son conscientes.

El uso correcto del protector solar no es una cosa de juegos. Aunque nos parezca un poco exagerado el efecto de los rayos UVA y UVB, estos pueden ocasionar serias lesiones. Afectando nuestra salud, e incluso se considera como un factor influyente en la aparición de cáncer de piel.

Veremos los 5 errores más comunes que se dan a la hora de aplicar del protector solar. Sigue leyendo y evita esos errores para garantizar la eficacia de la crema solar:

No usar suficiente cantidad de protector solar

Éste es quizás uno de los errores más frecuentes. Según los expertos, la cantidad apropiada vendría siendo algo así como una mano completa de protector. Muchos toman como referencia el tamaño de una pelota de golf.

Pero lo ideal es aplicar 2 miligramos por cada centímetro de piel. Y esta misma cantidad debe aplicarse cada dos horas aproximadamente.

protector solar

No usar el protector solar si el día está nublado

Otro error común. Solemos pensar que sólo hace falta protector cuando sentimos el sol directamente en la piel, pero no es así. Los rayos ultravioletas pasan a través de las nubes penetrando en la piel, ocasionando los mismos efectos dañinos.

Así que aunque veas muchas nubes en el cielo, no debes descuidar el uso del protector solar.

No utilizar protector solar para obtener un buen bronceado

Lucir un bronceado espectacular para muchos es señal de salud y vitalidad. Ya que se asocia con el disfrute de las actividades al aire libre.

Y en realidad no es malo tenerlo. Lo que suele estar mal es la manera en que queremos conseguirlo. Nos tumbamos horas y horas al sol sin protección para que nuestra piel tome rápidamente ese color moreno que tanto deseamos. Cuando en realidad nos estamos causando un gran daño en la piel.

Utilizar protector solar no va a impedir que podamos broncearnos. La diferencia está en que lo haremos de manera más segura, aunque sea más lenta.

Utilizar la misma crema para la cara y el cuerpo

La piel del rostro es mucho más sensible que la del resto del cuerpo. Si bien es cierto que los protectores solares para la cara y para el cuerpo tienen los mismos componentes básicos, también es cierto que los primeros cuentan con componentes especialmente adaptados al cuidado de la piel del rostro.

Fijarse sólo en el factor de protección solar

A la hora de elegir el protector solar que mejor se adapte a nuestro tipo de piel debemos tener en cuenta, no solo el FPS (factor de protección solar) sino también, la protección que ofrece contra la radiación y el tipo de filtro. Siendo recomendado por los especialistas los filtros inorgánicos o minerales. Ya que absorben parte de la radiación solar y son más seguros.

Otro punto importante a considerar es que el uso de protector solar no debe limitarse sólo a los momentos en que estamos en la playa o ejercitándonos al aire libre, sino también en el día a día. Ya que siempre estamos expuestos a la radiación en mayor o menor grado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *