Sin lugar a dudas, para muchas niñas y niños, las comunión es uno de los momentos más importantes de sus vidas. Por eso las madres no se deja nada al azar. La ropa, la ceremonia, la cual, se ha preparado con antelación, la invitación y los regalos. Un aspecto, este último que, en muchas ocasiones, determina el éxito o el fracaso de la celebración. De ahí que haya que invertir un cierto esfuerzo en agradar a familia y a amigos. Una buena alternativa puede ser los regalos de comunión hechos a mano. Sencillos y muy originales pueden ser el motivo por el cual recordar ese día tan maravilloso.

Fotografías personalizadas

No por ser un clásico deja de ser original. Para que este detalle quede redondo, basta con elegir alguna de las fotografías, la que más nos guste, de la sesión que seguramente hemos tenido días antes de la ceremonia. Dicha fotografía se puede posar sobre un reposafotos para, a continuación, colgar un pequeño cartel con la persona que la va a recibir. Este pequeño letrero, y aquí está lo original del detalle, estará escrito del puño y letra de la niña o del niño que hace la comunión. De ese modo un pedacito de él, o ella, siempre estará en ese detalle tan original.

Muñequitos artesanales

No nos podemos hacer una idea de la cantidad de posibles obsequios que podemos encontrarnos. Estos muñequitos están muy de moda entre aquellas familias que quieren ofrecer algo distinto. Para ello basta con proporciona una fotografía de la niña o del niño al estudio encargado de crear los muñecos.

Estos, en función de las necesidades y de los gustos, crearán las distintas partes del cuerpo del muñeco. A partir de ahí, será el niño el que montará este recuerdo tan original. Dicho personaje estará caracterizado de modo que se reconozca perfectamente quién ha hecho la comunión. Un regalo como pocos que se sale de la norma establecida a día de hoy en la inmensa mayoría de celebraciones.

Brochetas de chucherías

Pero claro, como no podía ser de otro modo, los más pequeños también tienen que tener su detalle. Un detalle, que también puede estar personalizado. Un detalle que, dicho sea de paso, será el más dulce de todos. Y todo ello con la ventaja añadida de que es muy sencillo de preparar. Basta con tener listas algunas bolsas con las chucherías más dulces que nos podamos imaginar.

En el momento en el que se proceda a recorrer las mesas de las niñas y de los niños, el protagonista de la comunión sacará un pequeño palo y en el insertará las piezas favoritas de los asistentes. De esta manera se improvisará una brocheta en tiempo real sin problema alguno. Nunca antes un detalle de comunión fue tan delicioso.

Un conjunto de alternativas de detalles de comunión hechos a mano con los que puedes dar una muy buena imagen y que no son para nada caros, ya que cada día son más las tiendas, tanto físicas como online, las que te ayudarán a hacer realidad estas pequeñas creaciones.

 

1 Comentario

Belenchu · 16 diciembre, 2018 a las 11:21

Me parece muy guay este post. Estaba pensando en comprar regalos para dar. Pero me voy a ahorrar el dinero y voy a hacer yo misma las brochetas de chucherías, los muñecos artesanales y las fotografias personalizadas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *