El estado en el que se encuentren nuestras manos es importante a la hora de causar una buena impresión. El mejor outfit puede verse empañado por tenerlas descuidadas o mal arregladas.

Muchas veces no contamos con el tiempo o el dinero para hacernos la manicura en un centro profesional. Pero esto no tiene por qué ser impedimento para lucir unas manos bien cuidadas, como si acabáramos de salir del salón. Por ello, queremos compartir contigo algunos consejos para que puedas hacerte en casa una manicura perfecta.

manicura perfecta

Cuenta con las herramientas necesarias

Para conseguir un resultado profesional al hacerte la manicura en casa, debes contar con las herramientas básicas para ello.

Cortaúñas, tijeras, cepillo, lima, corta cutículas, palitos de naranjo, quita esmalte, base de esmalte, top coat y por supuesto esmalte de uñas. Son los instrumentos básicos que debes tener.

Encuentra tu estilo

Escoge dentro de las diferentes formas que puedes darle a tus uñas la que mejor se adapte a tu gusto y estilo de vida. Hay muchas, como por ejemplo las redondas, que va muy bien para las uñas cortas. O las de forma cuadrado oval, que se adaptan perfectamente a todo tipo de largo y lucen muy elegantes.

Suaviza las cutículas

Remoja las uñas en agua templada durante algunos minutos. Esto permitirá que las cutículas se ablanden. Permitiendo que las uñas se encuentren en buenas condiciones para colocar el esmalte.

Una sola dirección

De acuerdo al estilo de uñas por el que te hayas decidido, tendrás que limar tus uñas. Pero ten cuidado de hacerlo con suavidad y en una sola dirección. Si bien puedes tardar un poco más obtendrás mejores resultados.

Cutículas

Ten mucho cuidado con el manejo de las cutículas, ya que pueden infectarse y causar gran molestia. Si vas a cortarlas hazlo con suma precaución. Si no eres muy experta, lo mejor es que las empujes un poco hacia atrás con un palito de naranjo.

Base y top coat

Antes de aplicar el esmalte, coloca sobre las uñas una capa de base transparente. Esto hará que el esmalte quede uniforme. Y además, protege a las uñas contra el quiebre, gracias a los componentes de la mayoría de las bases, fortalece las cutículas y por tanto favorece el crecimiento y firmeza de las uñas.

No olvides aplicar después del esmalte de color, el top coat. Este es una especie de barniz transparente. Lo que le da un acabo profesional, corrige alguna imperfección y mantiene por más tiempo el color en buen estado sin tener que retocarlo constantemente.

Es importante que si tienes alta sensibilidad a ciertos químicos, revises los componentes tanto de la base como del top coat. Ya que tienen mayor cantidad de resina que pueden ocasionarte alergias o manchas.

Esmalte de color

Lo primero que debes considerar en cuanto al esmalte es escoger uno de buena calidad, aunque te resulte un poco más costoso. Durará más tiempo y obtendrás un mejor resultado en la manicura.

Después de haber aplicado la base y que ésta se haya secado, aplica el esmalte de color. Sumerge la brocha en el esmalte lo suficiente para una capa delgada. Aplica el esmalte en tres pasadas. La primera en el medio y una a cada lado.

Deja que se seque completamente y luego aplica otra capa de la misma forma. Puedes aplicar una tercera si deseas que el color sea más intenso.

Siguiendo estos prácticos consejos podrás lograr una manicura perfecta y bonita. Podrás lucir tus manos con orgullo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *