Nuestros pies son  una parte de nuestro cuerpo muy importante. Desempeñan una función primordial, puesto que son el soporte de todo nuestro peso ante cualquier movimiento que realizamos. Es por ello que muchas veces se ven afectados por problemas como la inflamación y el dolor. Así como la resequedad, los hongos, durezas o callos que afectan la estética de estos.

No somos muy conscientes, pero los pies son nuestro principal vehículo para mantenernos en movimiento.

Por ello su cuidado es tan importante. La aparición de callos o durezas se debe a un endurecimiento de la piel que se genera como medida de protección. Ya que la fricción constante y la compresión continua a la que sometemos nuestros pies con cierto tipo de calzado, es poco saludable para estos. Otras causas pueden ser la mala postura o la deformación de los huesos de los pies, conocidos como juanetes. Sin embargo, existen muchas formas de quitar durezas en los pies y mantenerlos bonitos y saludables. Y te contaremos algunas de ellas a continuación:

Trucos para quitar durezas en los pies

Como no siempre estamos atentos al trato que damos a nuestros pies, es bueno conocer algunos remedios que nos ayuden a eliminar las imperfecciones, quitar durezas y remover la piel muerta. Algunos trucos pueden ser:

  • Pulverizar 4 aspirinas en un recipiente limpio. Lo mezclamos con el zumo de un limón y un poco de agua (una cuchara). Aplícalo en las zonas del pie afectadas. Y cúbrelos con una toalla o calcetines ajustados durante 30 minutos. Luego puedes enjuagarlos con agua tibia y los frotas con una piedra pómez. Esta es un forma muy efectiva de quitar durezas, eliminar hongos y el mal olor en los pies. Siempre que repitas este procedimiento por lo menos 3 veces a la semana.
  • Disuelve en agua caliente o tibia, tres cucharadas de bicarbonato de sodio. Y coloca tus pies en remojo durante 40 minutos. Esto te ayudará a ablandar las durezas que posteriormente podrás retirar fácilmente con una piedra pómez. Asegúrate de hidratarlos con alguna crema hidratante.
  • Aplica aceite de ricino por lo menos 3 veces al día y masajea la zona con movimientos circulares. Este producto es muy efectivo para quitar durezas y evitar que aparezcan nuevamente.
  • Para relajar la tensión de los pies y evitar la aparición de callosidades, remojarlos diariamente en agua tibia con jabón o sal. Te ayudará a mantenerlos en descanso y aliviar los dolores causados por la actividad física a la cual se han sometido durante el día.
  • Si estás en la playa, planea una larga caminata con los pies descalzos. Esto ayuda a ablandar las durezas y mejora la circulación sanguínea.
  • Usa almohadillas protectoras que eviten la fricción con el calzado para evitar la formación de durezas en los pies. Como mencionamos anteriormente, estas durezas se generan como defensa de la piel ante el roce constante de superficies del calzado.
  • Usa vaselina para hidratar tus pies diariamente. Esto ayuda a evitar la aparición de esas molestas durezas.

Estas son algunas claves para quitar las durezas de tus pies o evitar que aparezcan. Recuerda que es de vital importancia el cuidado de nuestros pies. Ellos son nuestro soporte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *