Cinco formas de utilizar lubricante

rosa con gotas de agua

Todos sabemos que el lubricante tiene como principal función facilitar la fricción a la hora de practicar sexo, por ello se afirma continuamente que es un producto solo para aquellas personas que tienen algún tipo de problema de lubricación, o para aquellas prácticas en zonas que no lubrican por ellas mismas, como puede suceder en el sexo anal. Sin embargo, nada más lejos de la verdad.

Aunque sí que es cierto que el lubricante fue creador con dicha finalidad, en realidad su uso no está limitado únicamente para esos casos u ocasiones; sino que este producto puede ser utilizado por todo tipo de personas, y en todo tipo de prácticas sexuales, ya que su otro gran objetivo es el de facilitar y hacer más placentero el sexo.

A continuación, os mostramos una serie de usos que podemos dar al lubricante fuera de los típicos casos de sequedad o de sexo anal.

  1. Para practicar sexo oral: Efectivamente, el uso del lubricante durante el sexo oral no solo nos ayuda en el momento de quedarnos sin saliva, sino que además intensifica el placer, pues, cuanto más húmeda esté la zona en cuestión, más placer podremos llegar a sentir.
  2. Para utilizarlo mientras te masturbas: Son varias las personas que, a la hora de darse placer a sí mismas, utilizan cremas o aceites; sin embargo el uso de estos productos no está recomendado, pues al tratarse los genitales de zonas altamente sensibles, lo mejor es utilizar un lubricante. Además, podremos conseguir una suavidad incomparable.

Pero no solo sirve para darnos placer con otras partes de nuestro cuerpo, sino también para combinarlo con nuestros juguetes sexuales, facilitando la penetración y mejorando la satisfacción.

  • Para mejorar los preliminares: A consecuencia de todo lo dicho anteriormente, no hay ninguna duda de que, si empleamos este producto antes de practicar el coito, mejoraremos enormemente el placer. Además, es de recordar que, cuanto más juego hayamos practicado en los preliminares, mejor será la penetración.
  • Para intensificar los orgasmos: Tanto si lo utilizamos antes como durante el sexo, el lubricante nos ayudará a mejorar la sensibilidad de nuestros genitales y, por lo tanto, esto dará lugar a orgasmos más intensos, rápidos y seguidos.
  • Para dar masajes: También como parte de los preliminares, el lubricante puede cumplir la función de aceite para masajes, de forma que convertirá intensificará por mil la sensualidad de ese acto.
 

Entradas relacionadas

Deja tu comentario